De acuerdo a la nota, el mandatario, que este fin de semana estuvo en Mar-a-Lago, abordó con Bachelet la relación bilateral entre ambos países y asuntos relacionados con la “estrecha cooperación en cuestiones comerciales y de seguridad”.

De esta manera, y como se esperaba, el presidente estadounidense volvió a discutir el estado de los derechos humanos de Venezuela, tal como hizo este sábado durante su charla telefónica con el presidente de Brasil, Michel Temer.

Según la Casa Blanca, en una “larga y muy fructífera” conversación con el presidente brasileño, Trump enfatizó “la importancia de fomentar el respeto a los derechos democráticos y humanitarios en Venezuela”.

El presidente estadounidense calificó a Brasil de un “socio clave en el Hemisferio Occidental” y, además, tal como lo señaló Temer en su cuenta de Twitter, extendió una invitación para que el mandatario brasileño haga una visita a Washington.

En la jornada de este domingo, Trump sostuvo reuniones con asesores en las que discutieron asuntos sobre China y Corea del Norte, luego de las recientes provocaciones del régimen de Kim Jong-un y de la gira oficial del secretario de Estado, Rex Tillerson, a suelo chino.

Pasadas las 16, hora local (20 GMT), el jefe de Estado abordó un avión del Air Force One con destino a Washington y cerró su quinto fin de semana en Florida desde que asumió la Presidencia.